La última reforma del Código Penal operada por la L.O. 1/2015 viene a definir la responsabilidad penal de organizaciones y entidades que desarrollan su actividad con terceros, ya instaurada con la modificación del Código Penal del año 2010.
Entre estas organizaciones se encuentran colegios privados y concertados, universidades, fundaciones, ONG’s, etc., principales sectores de actuación de ARGOS y donde la firma posee una amplia trayectoria y experiencia.

¿QUÉ SUPONE PARA LOS COLEGIOS ESTA REFORMA?
Que los Titulares (administradores hecho o derecho) de un Colegio responderán personalmente ante un Juzgado de lo Penal de los delitos cometidos en su Centro, aunque no sean ellos autores del mismo, cuando los delitos sean cometidos en nombre o por cuenta de dicha institución educativa por aquellos que ostentan funciones de organización y/o representación tales como Directores, Jefes de Estudios o Secretarios, y por aquellos que estando sometidos a la autoridad, por ejemplo los profesores, cometen un delito debido la falta de supervisión de los Equipos Directivos.

¡TOME MEDIDAS!
A pesar de ello, dichas responsabilidades penales pueden quedar eximidas si el Colegio cuenta con un Modelo de Prevención de Riegos Penales adoptado y ejecutado eficazmente antes de la comisión de los delitos, además, dicho programa de cumplimiento normativo supondría la constatación del compromiso del Centro con la Ética e Integridad.

Literalidad de la ley
Artículo 31.
El que actúe como administrador de hecho o de derecho de una persona jurídica, o en nombre o representación legal o voluntaria de otro, responderá personalmente, aunque no concurran en él las condiciones, cualidades o relaciones que la correspondiente figura de delito requiera para poder ser sujeto activo del mismo, si tales circunstancias de dan en la entidad o persona en cuyo nombre o representación obre.
Artículo 31 bis.
1. En los supuestos previstos en este Código, las personas jurídicas serán penalmente responsables