comunicacion erte

El Gobierno aprobó este martes y publica en el BOE de este miércoles 18 de marzo un Real Decreto-ley con una vigencia inicial de un mes. El objetivo es el mantenimiento del tejido productivo, que las empresas salgan adelante y que el empleo se preserve durante el parón de la actividad, para que la economía solo pase por un breve periodo de recesión, al que siga una fase de recuperación y no de estancamiento.

Las nuevas medidas referentes a los ERTE (Expedientes de Regulación Temporal de Empleo) van orientadas en este sentido:

PARA LAS EMPRESAS:

– Tendrán consideración de fuerza mayor todos los ERTE que tengan «causa directa» en la pérdida de negocio por las medidas puestas en marcha por el Gobierno, por contagio de la plantilla o por medidas de aislamiento preventivo.

– La autoridad laboral resolverá la solicitud de los ERTE considerados de fuerza mayor en un plazo máximo de cinco días, una vez que haya recibido el informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social en caso de que lo haya solicitado.

– En los casos de ERTE por causa económica, técnica, organizativa y de producción el periodo de consultas entre la empresa y la representación de las personas trabajadoras o la comisión representativa prevista en el punto anterior no deberá exceder del plazo máximo de siete días. En este caso, la respuesta de la autoridad laboral en estos casos se realizará en un plazo máximo de siete días.

– Las empresas con menos de 50 trabajadores no tendrán que pagar la cuota empresarial a la Seguridad Social que debían mantener los empresarios en caso de suspensión del contrato antes de la aprobación de este Real Decreto Ley. En el caso de 50 trabajadores o más, la exoneración será el 75% de la aportación empresarial.

Independientemente de la fecha de solicitud, las medidas surtirán efecto desde la fecha del hecho causante de la fuerza mayor, es decir, la entrada en vigor del estado de alarma el pasado 16 de marzo.

Las medidas extraordinarias en el ámbito laboral previstas en el presente real decreto ley estarán sujetas al compromiso de la empresa de mantener el empleo durante el plazo de seis meses desde la fecha de reanudación de la actividad.

PARA LOS TRABAJADORES:

– Todos los trabajadores afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) debido a la crisis sanitaria del coronavirus tendrán derecho a percibir la prestación contributiva por desempleo y ese tiempo consumido de paro no contará como gastado, lo que se conoce como «contador a cero».

– También se introducen cambios para reconocer el derecho a cobrar el paro a «las personas trabajadoras afectadas aunque carezcan del período de ocupación cotizada mínimo necesario para ello».

– Debido al cierre de las oficinas del SEPE, la presentación de las solicitudes para el subsidio por desempleo fuera de plazo no implicará que se reduzca la duración del cobro de dicha prestación.

CONTRATOS FIJOS-DISCONTINUOS:

– Aquellos trabajadores que hayan visto suspendidos sus contratos por la crisis sanitaria y accedan a la prestación por desempleo,  que en caso de no haber ocurrido la misma podrían haber continuado su actividad, podrán volver a percibir el desempleo con un límite máximo de 90 días cuando vuelvan a encontrarse en situación de desempleo.

– Para determinar el periodo “habitual” de actividad, de no haber concurrido esta crisis sanitaria, se revisará el periodo efectivamente trabajado durante el año anterior. Si se tratase del primer año, se revisarán los periodos de actividad de trabajadores comparables en la misma empresa.

Estamos pendientes de las posibles reformas legislativas que se puedan producir los próximos días. Os mantendremos puntualmente informados.