En los colegios existen a fecha de hoy numerosas problemáticas:

  • Cómo captar nuevos alumnos dada la tasa de natalidad decreciente desde hace ya 6 años.
  • El ajuste de la partida de gasto que las familias dedican a educación y que parece que se va mantener durante bastantes años.
  • Cómo fidelizar a los alumnos que ya están en el centro.
  • Cómo hacer frente a la competencia cuando los servicios educativos son similares.
  • Cómo mejorar la gestión económico-financiera sin bajar la calidad del servicio educativo y a la vez asegurar la viabilidad del colegio en el tiempo.

Para ello, hay que empezar a trabajar. Los alumnos no vienen solos y hay que conseguir que elijan nuestro centro y se queden hasta los últimos años de enseñanza. Sólo así conseguiremos la viabilidad económica del colegio.

 

Por tanto, una vez que se ha tomado conciencia de la necesidad de trabajar en este tema, hay que plantearse alguna de las siguientes preguntas:

¿Se qué es lo que esperan los padres de mi colegio?

¿Mido y analizo qué está demandando la sociedad?

¿Cuáles son los requerimientos del mercado laboral cuando los niños terminan su educación?

¿Cómo perciben mis alumnos el servicio que presto?

Parece difícil medir un servicio, pero se puede medir. Y, en otros sectores (bancario, seguros, etc.) se lleva haciendo mucho tiempo debido a la gran competencia que sufren desde la década de los noventa.  Es preciso partir de la siguiente premisa: aquello que no se puede medir no se puede mejorar y aquello que no se mejora se estanca y no es competitivo.

 

El servicio educativo es intangible pero se pueden analizar a todos los implicados así como las expectativas de cada uno de ellos. Éstas son las 5 realidades:

 

lascincorealidades 02 600

 

La titularidad o dirección del centro debe definir los estándares del servicio en base a las necesidades y expectativas de todos los implicados porque la calidad del servicio educativo tanto académica, como psico-social, es clave en la atracción de alumnos y fidelización de los mismos.

 

¿Cómo se forman las necesidades?

Las necesidades se forman en gran a medida por experiencias pasadas y vividas, el boca-oído (o traducido al mundo actual, las opiniones que  los padres leen y escriben acerca de un centro en internet), lo que opina la zona de influencia de ese colegio -al ser un elemento más que interactúa en el barrio o distrito- y las comunicaciones que se exponen en diferentes medios on line y off line.

Todo ello configura que unos padres se sientan atraídos, de entrada y para toda la educación de sus hijos, por un colegio.

 

lascincorealidades 03 600

 

Para adaptar lo que ofrece mi centro a lo que esperan los padres  -su expectativa- es preciso medirlo. Diríamos que ésta sería la clave para disminuir, o en casos de excelencia igualar, lo que esperan a lo que mi colegio ofrece. Estas expectativas descendidas a la realidad son las que van a ayudar a la titularidad o dirección a saber los estándares o requerimientos que los padres esperan y cuáles decidir realmente implantar dentro de su proyecto educativo. De esta forma, la percepción de los padres será muy satisfactoria y positiva.

De la misma forma, tendrá que medirse la expectativa de cada una de las 5 realidades del colegio.

  • Padres de Alumnos
  • Alumnos
  • Profesores
  • Titulares del colegio
  • Zona extendida: Zona de influencia o zona de influencia extendida, es decir, sociedad en general.

Tal y como muestra el grafico será la única forma de ir disminuyendo los gaps o diferencias entre las expectativas y percepciones de cada uno de los 5 colectivos para llegar a una satisfacción alta sobre nuestro centro.

 

lascincorealidades 01 600

 

Además de mejorar sustancialmente los niveles de satisfacción, estas claves permitirán al centro conocer dónde se debe diferenciar y qué parte del servicio educativo prestado debe de desarrollar y potenciar, consiguiendo así una diferenciación clara de la competencia y un posicionamiento del centro que le llevará a convertirse en referente a nivel de distrito o, incluso, de su zona extendida.

El objetivo es ser un colegio atrayente para muchos padres que querrán matricular a sus hijos en nuestro centro.

Hoy en día, como hemos dicho, debido a la bajada de la natalidad y la gran competencia entre centros, la  diferenciación es totalmente necesaria. Es preciso aportar un “valor añadido diferencial”,  que nos haga destacar de la competencia y que junto, con una alta satisfacción en las 5 realidades del colegio, nos permita ser el centro de referencia de nuestro distrito y que los padres nos elijan primero.

Desde ARGOS trabajamos junto a los titulares de los centros para ayudarles a conocer y valorar estas situaciones que, entendemos, son necesarias para la gestión y la toma de decisiones que afectarán a su presente y a su futuro. Algunas de estas decisiones no pueden esperar.  

Consúltenos