El pasado 4 de diciembre de 2015, la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional, en su Sentencia núm. 207/2015, resolvió la obligatoriedad de la empresa de registrar diariamente la jornada de trabajo de sus empleados. El objetivo es comprobar el adecuado cumplimiento de los horarios pactados (bien sea en los convenios sectoriales o pactos de empresa de aplicación) y la eventual realización de horas extraordinarias. Igualmente, se prevé dar traslado de la información, si procede, a los representantes legales de los trabajadores, de acuerdo a lo previsto en el artículo 35.5 del Estatuto de los Trabajadores y en la disposición Adicional Tercera del Real Decreto 1561/1995, de 21 de septiembre.

Art. 35.5 del Estatuto de los Trabajadores: “a efecto del cómputo  de las horas extraordinarias, la jornada de cada trabajador se registrará día a día y se totalizará en el periodo fijado para el abono de las retribuciones, entregando copia del resumen al trabajador en el recibo correspondiente”.

La novedad de la sentencia es que la Audiencia añade, a lo resuelto hasta ahora por diversos tribunales, que no sólo es obligatorio registrar las horas extra, sino que debe existir en todo caso, se realicen o no dichas horas extraordinarias. Si no se produce un registro adecuado es imposible saber si un empleado realizada o no una jornada por encima de la pactada.

Consulte el texto íntegro de la sentencia en el siguiente enlace: Sentencia 207/2015 Audiencia Nacional.