El Consejo de Ministros, a propuesta de Rafael Catalá, ministro de Justicia, ha impulsado la tramitación de la nueva de la Ley de Secretos Empresariales por la que se transpone a nuestro ordenamiento jurídico la nueva Directiva (UE) 2016/943.

¿Qué es un secreto empresarial?

Por secreto empresarial se entiende cualquier información relativa a la empresa, que tenga un valor empresarial y que además, haya sido objeto de medidas razonables para mantenerlo en secreto por parte de su titular. Las empresas están cada vez más expuestas a prácticas desleales como el robo, la copia no autorizada, espionaje económico o incumplimiento de requisitos de confidencialidad.

Objetivos de la nueva ley

La directiva europea busca armonizar la legislación de todos los Estados miembros para establecer unas normas comunes en materia de protección de los titulares de secretos empresariales frente a la obtención, utilización y revelación ilícita de los mismos.

Tiene dos objetivos principales: por un lado, garantizar la competitividad de las empresas en cuanto a la información empresarial no divulgada pero debidamente protegida; y por el otro lado, mejorar las condiciones para el desarrollo y la explotación de la transferencia de conocimientos.

Legitimados para reclamar la violación del secreto empresarial

Estarán legitimados para dirigirse a los Juzgados de lo Mercantil el titular del secreto empresarial, quien posea licencia de explotación, o quien esté autorizado para impulsar la acción. El plazo de prescripción es de tres años desde el momento en que se pueda ejercitar la acción y el legitimado tuvo conocimiento de la persona que realizó la violación del secreto.

Acciones que pueden solicitarse

La ley pone a disposición del demandante las siguientes acciones:

  1. La declaración de violación de secreto; la cesación o prohibición de los actos.
  2. Aprehensión de mercancías infractoras; la entrega al demandante de los documentos, ficheros u objetos que contengan el secreto empresarial o su atribución en propiedad.
  3. Una indemnización de daños o perjuicios.
  4. La publicación de la sentencia.

Esta nueva ley es importante porque modificará el artículo 13 de la Ley 3/1991, de 10 de enero, de Competencia Desleal, que pasará a remitirse, en materia de violación de secretos, a lo dispuesto en la legislación sobre protección de los secretos empresariales.