La Agencia Tributaria recuerda a contribuyentes particulares y empresas que todas los donativos que hayan realizado para hacer frente a los gastos derivados del coronavirus, tanto metálicas como en especie, son deducibles en sus declaraciones fiscales, si bien tendrán que esperarse a las declaraciones del año que viene, que se corresponden con la actividad de este ejercicio.

Así lo señala el organismo tributario en una nota publicada en su página web sobre donativos al Tesoro Público, así como a otras organizaciones asistenciales, para financiación de los gastos ocasionados por la crisis sanitaria provocada por el Covid-19, que de acuerdo al real decreto-ley aprobado el pasado 31 de marzo podrán destinarse a atender gastos tales como equipamientos e infraestructuras sanitarias, material, suministros, contratación de personal, investigación y cualquier otro que pueda contribuir a reforzar las capacidades de respuesta frente a dicha crisis sanitaria.

El Fisco recuerda que el régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo establece una serie de beneficios fiscales a los donativos y donaciones realizadas a las entidades beneficiarias del mecenazgo, entre las que se encuentran, entre otros, el Estado, las comunidades autónomas y las entidades locales.

En el IRPF los contribuyentes tendrán derecho a aplicar una deducción del 75% sobre la cuota íntegra del impuesto por importes donados de hasta 150 euros, al tiempo que en las cantidades superiores a esa cifra podrán aplicarse, además del 75% sobre los 150 primeros euros, otro 30% a los importes superiores.

Asimismo, los contribuyentes del Impuestos sobre Sociedades y del Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR) con establecimiento permanente podrán aplicarse una deducción del 35% sobre la cuota íntegra del impuesto en las donaciones dinerarias.

En las donaciones en especie, el valor contable que tuviesen en el momento de la transmisión y, en su defecto, el valor determinado conforme a las normas del Impuesto sobre el Patrimonio. La base de esta deducción no podrá exceder del 10% de la base imponible del período impositivo.

Las cantidades que excedan de este límite se podrán aplicar en los períodos impositivos que concluyan en los diez años inmediatos y sucesivos. Las cantidades no deducidas, por exceder de la base imponible, podrán aplicarse en las liquidaciones de los períodos impositivos que concluyan en los 10 años inmediatos y sucesivos.

En el caso de los contribuyentes del IRNR sin establecimiento permanente, tendrán derecho a aplicarse la deducción para los contribuyentes del IRPF en las declaraciones que presenten por hechos imponibles acaecidos en el plazo de un año desde la fecha del donativo, donación o aportación. De igual forma, la base de esta deducción no podrá exceder del 10% de la base imponible del conjunto de las declaraciones presentadas en ese plazo.

A su vez, recuerda que la Ley 49/2002 establece la exención de las ganancias patrimoniales y de las rentas positivas que se pongan de manifiesto con ocasión de dichos donativos, donaciones o aportaciones realizadas. Lo mismo ocurre con ocasión de la transmisión de terrenos urbanos o de derechos reales sobre los mismos, en el caso de la plusvalía municipal.

Para acreditar la justificación de dichos donativos, donaciones y aportaciones deducibles, la entidad receptora expedirá una certificación, con datos como el número de identificación fiscal y los datos de identificación personal del donante y de la entidad donataria o la mención expresa del carácter irrevocable de la donación.

De cualquier forma, la AEAT recuerda que debe tenerse en cuenta que la Administración presentará en el mes de enero de 2021 el modelo 182 de declaración Informativa anual relativa a Donativos, donaciones y aportaciones recibidas, en relación con los donativos percibidos durante 2020.